La Fe suspende las investigaciones sobre los efectos de la telefonía móvil

El doctor Gómez Perretta ha sido advertido de «una sanción grave» si persisten los estudios

Laura Ballester, Valencia

El Hospital La Fe de Valencia ha decidido suspender los estudios de los efectos en la salud de los campos electromagnéticos que desarrollaba el doctor Claudio Gómez Perretta en el Centro de Investigación adscrito al centro hospitalario público y el único de toda la Comunidad Valenciana.

Al parecer, la razón esgrimida por los responsables del Hospital La Fe es que el doctor Gómez Perretta, actualmente jefe de la Unidad de Adicción, no está «acreditado» oficialmente para realizar dichos estudios.

La suspensión de estas investigaciones ha ido acompañada de la «advertencia» al investigador de que si incumple la orden dada desde la gerencia del Hospital La Fe y persiste en sus investigaciones «su incumplimiento podría dar lugar a una sanción grave», por lo que desde el lunes cualquier trabajo relacionado con los efectos de las ondas electromagnéticas queda completamente en suspenso.

Claudio Gómez Perretta aseguró a Levante-EMV que «acata» pero «no comparte» la decisión adoptada del centro hospitalario, porque «la decisión va en contra de una política sanitaria de calidad y un Centro de Investigación público está para orientar o crear líneas nuevas de investigación en función de los intereses sanitarios o morbilidades que surjan en la sociedad como por ejemplo el mal de las vacas locas, el Sida, la legionelosis, asbestosis o el síndrome de Ardystil».

El doctor en medicina, especialista en química industrial y alumno por oposición en biofísica asegura que dirigió sus investigaciones a «los campos electromagnéticos provenientes de las estaciones de telefonía móvil o del propio celular porque suponen por su expansión o ubicuidad, y rapidez de implantación un hipotético problema sanitario de difícil previsión que requiere la máxima atención por parte de las autoridades sanitarias».

Este periódico intentó ayer recabar una explicación oficial por parte de los responsables del Hospital La Fe de Valencia, sin obtener ningún tipo de respuesta al respecto al cierre de esta edición.
Con la desaparición de la línea de investigación del doctor Gómez Perretta desaparece la única posibilidad de obtener un informe científico y gratuito sobre los posibles efectos de las ondas electromagnéticas en la salud provocados por antenas de telefonía móvil o torres y líneas de alta tensión.
En la Comunidad Valenciana únicamente el Instituto de la Electricidad de la Universidad Politécnica de Valencia, que recibe ayudas de la empresa hidroeléctrica Iberdrola, realiza mediciones e informes de este tipo aunque previo pago de los correspondientes honorarios.
Oferta de convenio

- El doctor Gómez Perretta ofreció a la gerencia del Hospital La Fe de Valencia de «desbloquear la situación si en un futuro se pudiera suscribir algún tipo de convenio con la Universitat de València o cualquier otra entidad reconocida en este ámbito».
- «Quiero dejar muy claro -asegura el investigador- que no me considero indispensable si en el futuro mi Conselleria decide suplir mi presencia por otra u otras personas de características más idóneas que las mías siempre y cuando sean éstas conscientes de la necesidad de mantenerse imparciales,independientes o refractarios a las presiones extrínsecas asociadas generalmente cuando se debaten o estudian cuestiones de este tipo».
- El doctor Gómez Perretta recibió ayer mensajes y llamadas de apoyo por parte de investigadores a nivel nacional e internacional e incluso de un director territorial de una operadora de telefonía móvil.