Los campos electromagnéticos permanentes causan una evitable leucemia infantil

Dr Neil Cherry, Senior Lecturer, Lincoln University

Se ha publicado un estudio esta semana en una importante revista médica, "Hipótesis Médicas", cuyo autor principal es el Dr. Sam Milham, epidemiólogo del Ministerio de Salud del estado de Washington. Este estudio muestra de forma concluyente que la electrificación doméstica durante el último siglo provocó un novedoso ascenso de la leucemia infantil en niños de edades entre 2 y 4 años. Esto sucedió país por país y estado por estado a medida que se extendía la reticulación doméstica de la energía eléctrica. Este nuevo ascenso ligado a la edad sucedió en Gran Bretaña en 1920, en los Estados Unidos en los años 30 y en otros países a medida que reticulaban la electricidad. En la comunidad árabe de la franja de Gaza sucedió en los años 70. En los Estados Unidos se dio en las comunidades negras después que en las blancas como consecuencia de que la electricidad se reticuló más tardíamente. Hacia 1950 los Estados Unidos tenían niveles de reticulación muy diferentes. Las cifras de leucemia infantil subieron en proporción directa al porcentaje de reticulación eléctrica.

Los autores concluyen que el alza de leucemia infantil en su forma de leucemia linfoblásticda aguda común (LLAc) es atribuible a la electrificación residencial. El 75% de LLAc infantil y el 60% de todas las leucemias infantiles es evitable. Los campos eléctricos y magnéticos que inicialmente causaban este cáncer son muy pequeños porque la primera electrificación de los hogares en los Estados Unidos se usaba para alumbrado, radio y plancha. Para los niños blancos de 3 años de edad en los Estados Unidos, las cifras de leucemia infantil subieron desde menos de 2 por 100.000 en 1920 a más de 8 por 100.000 en 1960. La mayor parte de este incremento es atribuible a la electrificación.

El mecanismo identificado es la reducción de melatonina, que perjudica el funcionamiento de las células T y B, dando lugar a la leucemia linfoblástica entre otras.

Un estudio publicado en 1998 muestra que en Nueva Zelanda, para los niños con campos magnéticos en su dormitorio de 2 mG o más, la tasa de leucemia es 12 veces mayor que la media. Cuando se aplicó la media diaria de intensidad del campo magnético, las tasas relativas de leucemia fueron desde 1,0 para campos menores de 1 mG, a 1,5 para 1-2 mG y hasta 3,3 para *2mG. Muchos otros estudios de todo el mundo muestran que cuanto más cerca vivas de líneas de alta tensión más se elevan las cifras de cáncer infantil. Junto a esto, hay incrementos en las cifras de tumores cerebrales, suicidio, depresión, enfermedad de Alzheimer, enfermedades de corazón, diabetes, astma y muchas otras enfermedades, que también suceden en las "industrias eléctricas". Este último estudio muestra que los campos domésticos también incrementan significativamente todas las enfermedades y muertes asociadas a los campos electromagnéticos.

Esta nueva investigación publicada recientemente, apoyada por una cohorte de otros estudios, muestra de forma concluyente que una gran parte de las enfermedades y muertes de niños y adultos está causada por los campos eléctricos y magnéticos en el hogar y en el trabajo. Podemos evitar un montón de enfermedades, estrés y ataques de corazón e importantes gastos médicos, si limpiamos nuestro electromagnético medio ambiente. Prevenir en mucho mejor y más barato que buscar curaciones.

El artículo está aquí , en formato PDF, pero es necesario suscribirse para recibirlo.